Header Ads


La revolución de Rose McGowan contra el abuso sexual de Weinstein



Múltiples mujeres han compartido los relatos angustiosos de agresión sexual y acoso por parte del ejecutivo cinematográfico. Ddesde el establecimiento de los primeros estudios, hace ya un siglo, hubo pocos ejecutivos cinematográficos tan dominantes como Harvey Weinstein.

Fue cofundador de las compañías de producción y distribución Miramax y Weinstein Company, ayudando a reinventar el modelo para películas independientes con films que incluyen "Sex, Lies y Videotape", "The Crying Game", "Pulp Fiction", "The Paciente Inglés "," Shakespeare in Love "y" The King's Speech ". Más allá de Hollywood, ha ejercido su influencia como un prolífico recaudador de fondos para los candidatos del Partido Demócrata, que incluyen a Barack Obama y Hillary Clinton.

Weinstein combinó un ojo agudo para guiones prometedores, directores y actores con un estilo de intimidación, incluso amenazante, de hacer negocios, inspirandos en el miedo y gratitud. Sus películas han ganado más de trescientas nominaciones al Oscar y, en las ceremonias de premios anuales, ha sido agradecido más que casi cualquier otra persona en la historia del cine, clasificándose después de Steven Spielberg, como un Dios de la industria.

Durante más de veinte años, Weinstein, que ahora tiene sesenta y cinco años, también ha sido arrastrado por rumores de acoso sexual y asalto. Su comportamiento ha sido un secreto a voces para muchos en Hollywood y más allá.


Demasiadas personas estaban dispuestas a hablar, y mucho menos permitir que un reportero usara sus nombres, y Weinstein y sus asociados usaron acuerdos de no divulgación, pagos y amenazas legales para suprimir sus cuentas. Asia Argento, una actriz y directora de cine italiana, dijo que no había hablado hasta ahora; Weinstein, según me contó, le forzó sexo oral a ella, porque temía que Weinstein la "aplastara". "Sé que ha aplastado a mucha gente antes", dijo Argento. "Esa es la razón por la que esta historia -en mi caso, tiene veinte años y algunos son más viejos- nunca ha salido".

El 5 de octubre, el New York Times, en un poderoso informe de Jodi Kantor y Megan Twohey, reveló múltiples acusaciones de acoso sexual contra Weinstein, un artículo que condujo a la renuncia de cuatro miembros de la junta directiva masculina de la Compañía Weinstein y a Disparo de Weinstein

La historia, sin embargo, es compleja, y hay más para saber y comprender. En el transcurso de una investigación de diez meses, trece mujeres me contaron que, entre los años noventa y el 2015, Weinstein los acosó sexualmente o los agredió. Sus alegaciones corroboran y se superponen con las revelaciones del Times, y también incluyen afirmaciones mucho más serias.





Tres de las mujeres -entre ellas Argento y una ex actriz aspirante llamada Lucía Evans- me dijeron que Weinstein las había violado y obligado por la fuerza hacerle el sexo oral. Cuatro mujeres dijeron que habían experimentado un contacto no deseado que podría clasificarse como un asalto.

En una grabación de audio capturada durante una operación de picadura del Departamento de Policía de Nueva York en 2015, Weinstein admite que buscaba a una modelo filipino-italiana llamada Ambra Battilana Gutiérrez, describiéndola como un comportamiento "acostumbrado". Cuatro de las mujeres entrevistadas mencionaron encuentros en que Weinstein se expuso o se masturbó frente a ellos.

Pero la historia no termina allí. Todos esperaban que estallara por alguna de sus victimas un "volcán" que no podía ser ignorado. La actriz Rose McGowan ha sido la que ha puesto la piedra en el zapato, al codiciado productor. Lo ha hecho sola, sin ayuda y muchos la proclaman como un acto revolucionario dentro de la industria de Hollywood.

La actriz estadounidense, fue franca y qué mejor vía para decirlo que en su cuenta de Twitter:

"HW me violó". "HW" ​​aparentemente se refería a Harvey Weinstein.


Tal afirmaciones se basa cuando Weinstein abusó sexualmente de una actriz (sin nombre) en Londres, estaban siendo investigadas por Scotland Yard.

En una serie de tweets  McGowan también se dirigió al jefe de Amazon, Jeff Bezos, y dijo que le dijo varias veces a un ejecutivo de Amazon Studios que "HW me violó". McGowan dijo que el ejecutivo le dijo que no estaba probado y dijo: "Yo soy la prueba".

En los siguientes tweets, McGowan pareció sugerir que Amazon Studios, que es supervisada por Roy Price, abandonó anteriormente un proyecto escrito por McGowan después de que ella insistió en que Weinstein no participara.

En respuesta a los últimos reclamos, la representante de Weinstein, Sallie Hofmeister, dijo que Weinstein "niega inequívocamente ... cualquier alegación de contacto no consensual".

Los representantes de Amazon no hicieron comentarios al instante. Por su parte The New York Times informó anteriormente que Weinstein pagó un acuerdo financiero de $ 100,000 a McGowan en 1997 por un incidente en una habitación de hotel en el Sundance Film Festival en Utah.

Tras el incidente ocurrido a través de la red social del pajarito azul, Twitter desactivó temporalmente su cuenta, por parte McGowan solicitó el apoyo de los seguidores con el hashtag #WomenBoycottTwitter.

Antes de cerrar la sesión a medianoche, McGowan preguntó a los hombres que sí usan Twitter para "invitar a sus hermanos a ser mejores e ir tras a los que no".




Tras la suspención de su cuenta y los reiterados mensajes e insinuaciones con quienes saben del comportamiento inadecuado del productor, McGowan continúa haciendo frente a esta batalla contra el maltrato, violencia y violaciones hacia la mujer en la industria del cine.






@vosmagazine |





Con tecnología de Blogger.