Header Ads


Este es el robot que cambiará la agricultura para el 2019

En un invernadero en Bélgica, un pequeño robot se mueve a través de hileras de fresas que crecen en bandejas suspendidas sobre el suelo, usando la visión de máquina para localizar las bayas maduras, impecables, luego extendiéndose con una mano impresa en 3D para arrancar suavemente cada una y colocarla en la canasta para la venta.

Si se siente que una baya no está lista para la cosecha, el robot calcula la fecha en que estará lista para que regrese y la recoja. Es una prueba de un sistema que Octinion, la empresa de R&D que construye el robot, cree que podría reemplazar la agricultura tradicional de cosecha:





En California, donde las duras políticas de inmigración y las condiciones económicas más amplias hacen que el número de trabajadores agrícolas inmigrantes esté disminuyendo (y los trabajadores nativos no quieren el trabajo), los cultivadores de fresas encuentran más difícil encontrar trabajadores para cosechar la fruta.

En los Estados Unidos, Brexit está haciendo que la mano de obra agrícola sea menos atractiva para los trabajadores de Europa del Este que solían hacer el trabajo. La mayoría de los países desarrollados se enfrentan a retos similares con la escasez de mano de obra agrícola.

"El trabajo agrícola, en este punto, no es sostenible, en el sentido de que a menudo las personas que recorren un largo camino para hacer el trabajo y después de la temporada volver a sus lugares de origenes...", dijo Tom Coen, CEO de Octinion.

El nuevo robot puede recoger una baya cada cinco segundos; un ser humano puede hacer el trabajo ligeramente más rápido, recogiendo y empacando una baya cada tres segundos. "Somos un poco más lentos, pero ya somos económicamente rentables porque el costo por baya es similar", dice Coen.



La compañía comenzó a diseñar el robot basado en las limitaciones de costos, y otros requisitos específicos para las fresas. El tallo, por ejemplo, no debe permanecer en la baya cuando se escoge, porque podría echar a perder a otras frutas sensibles en la cesta. Las fresas más rojas se muestran cuando van en el embalaje, esto para atraer a los clientes y gracias al sistema de visión del robot, que puede determinar la madurez la fruta.

El robot está diseñado para trabajar con sistemas de cultivo "de mesa", donde las fresas se cultivan en bandejas, en lugar de campos, ya que la industria se está moviendo en esta dirección. En Europa, las fresas de invernadero ya son estándar. En California, que produce la mayoría de las fresas que se comen en los Estados Unidos, los principales productores, como los Driscolls, también están empezando a pasar a los sistemas de cultivo de mesa, porque la altura es mejor tanto para los robots como para las personas un campo tradicional.




(Driscolls ha estado probando otro robot de recolección de fresa, llamado Agrobot, que puede cosechar múltiples bayas a la vez, pero es más áspero en la fruta, el dispositivo de Octinion calcula automáticamente si podría tener posibles moretones en una baya, y si es así, no lo selecciona) .

Además de hacer la recolección las bayas más fácil, el sistema de cultivo implementado puede ahorrar agua, a diferencia del sistema tradicional que requiere grandes cantidades que se desperdician en las corrientes del subsuelo. Ademas posee sólo una pequeña cantidad de tierra alrededor de la planta y hace posible que crezca más fruta en la misma cantidad de espacio.

Los sistemas de cultivo verticales -algunos de los cuales son cómo cultivar fresas- pueden producir aún más alimentos en una pequeña superficie, y el robot podría adaptarse para subir y bajar altos muros llenos de fruta.



A medida que el mundo se va urbanizando, Coen cree que una agricultura más vertical es inevitable, y el robot podría ayudar a que sea más económico. "Algo así como el 80% de la producción de fresas en los Estados Unidos viene de California, lo que significa que si usted come una fresa en Nueva York ha estado en un camión por algo así como dos días. Así que, tanto ecológica como económicamente, eso no está bien ".

El robot está actualmente a punto de finalizar el desarrollo, mientras la compañía lo prueba en colaboración con el Centro de Investigación belga de Hoogstraten. Octinion comenzará las pruebas piloto con los agricultores de fresa en 2018, y la compañía planea comenzar a venderlo en 2019. También planea adaptar el robot para recoger otros productos como pimientos, tomates y pepinos. "Nos enfocamos en todo lo que se pueda cultivar en un invernadero", dice Coen.


@vosmagazine | Con información Octinion  |





Con tecnología de Blogger.