Header Ads


Popper la droga silenciosa que te destruye




El década de los 70 los uso de distintos tipo de drogas, le dio un giro significativo a las generaciones en desarrollo. Heroína, marihuana (canabis), LCD, cocaína, entre otros fueron paulatinamente utilizados por distintos estratos sociales en la Europa de post-guerra o la Estados Unidos "anti-guerra".

En época de redes sociales y revolución tecnológica, el uso de estas sustancia se afianzado ya no sólo por quienes la fabrican o distribuyen, su promoción y consumo entre jóvenes ha ido en aumento según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Los carteles de la droga han dejado secuelas en el comportamiento de jóvenes que ven el uso de este tipo de sustancias como moda.

Pese a que no es nuevo, existe una droga que pocos conocen y ven. El "Popper" cuya composición consta del nitrito de amilo y usualmente utilizado para tratar aginas de pecho, método que actualmente es considerado obsoleto, es un liquido incoloro con un fuerte olor característico. 

Su descubrimiento estuvo a cargo de Thomas Lauder Brunton (1844-1916), prestigioso médico escocés, quien fue el primero hacer uso de la sustancia para fines médicos. Sin embargo, no fue sino hasta en las década de los 60 y 70 que se popularizó comparandolo en ocasiones con el LSD por su efectos alucinógenos, distorsionando la realidad del sujeto.

También conocida como oro líquido, bananas, snappers, rush y otros nombres comerciales como Stud o Locker Room, el Popper tiene una serie de efectos en el individuo, que no controlar su consumo podría generar efectos colaterales. 

Entre sus efectos se pueden incluir las nauseas, vértigo, dolores de cabeza, enrojecimientos de ojos, congestión en la cara y cuello, perdida del apetito, hemorragias nasales, taquicardia, hipotensión y alteraciones de la respiración. 

El químico usualmente es utilizado tanto en hombres heterosexuales y homosexuales, para incrementar la libido, placer, la erección, distorsión de la percepción durante el acto y el lenguaje. Los efectos pueden durar entre 2 a 3 minutos, en caso de poco consumo o moderado.

Su uso en las relaciones sexuales se debe a que el Popper acelera el ritmo cardíaco y provoca que los músculos del ano y la vagina se relajen.

El Manual Merck de diagnóstico y terapia asegura que no existen daños en la salud a diferencia que otras drogas catalogada como recreativas, no obstante se han encontrado testimonios que aseguran problemas en el sistema neurológicos y el corazón.





Aquí puedes ver una explicación más 

ampliada del por qué no se debe mezclar y su efectos.








@vosmagazine | Redacción VOS | 




Con tecnología de Blogger.