Header Ads


Abominación: ex-entrenador de SeaWorld revela los secretos tras la muerte de tres ballenas




Un millar de turistas contuvo la respiración cuando una gigantesca ballena salta hacia el cielo, el sol reluciente en su lisa espalda.

Como si estuviera audicionando para una película de Disney, el leviatán de dos toneladas y media realiza un elegante backflip antes de aterrizar con un estruendoso chapoteo.

Es un jueves por la tarde, pero SeaWorld en San Diego, California, está repleto de visitantes, muchos de ellos británicos, todos atraídos por las estrellas indiscutibles de las atracciones: diez grandes orcas realizando dos espectáculos diarios.

Pero ¿Quién no se sentiría conmovido por un espectáculo tan magnífico de esta naturaleza?

Y sin embargo, quién no se vería perturbado por los relatos que ahora están siendo revelados de cómo estas criaturas inteligentes están encerradas lejos de la vista del público, llenas de enfermedades y separadas de sus familiares, esto es lo que ha descrito un antiguo entrenador de SeaWorld  asegurando que el complejo de entretenimiento acuático de noche es una "casa de horror".

Una vez que las multitudes, quemadas por el sol, se han alejado de las ballenas u orcas asesinas de SeaWorld, son llevadas a piscinas detrás del escenario donde, con poco espacio para bucear, nadan en círculos apáticos, golpeando a menudo la cabeza contra los lados de hormigón en aburrimiento o frustración.

O lo que es peor, como dejó claro la muerte de Kasatka de la semana pasada, después de caer incurablemente enferma en su ambiente artificial, ella es la tercera ballena asesina de SeaWorld que ha muerto durante este año 2017.

Y esto, en las palabras francas del ex entrenador de Kasatka, es "una vergüenza para la humanidad".
John Hargrove, un experto en SeaWorld se ha convertido en denunciante del caso y lloró mientras describió lo ocurrido con la orca para el diario The Mail on Sunday.

"Lo que sigue pasando en parques como SeaWorld es una abominación", dijo.



@vosmagazine | vía TMS | Foto: Getty Images 





Con tecnología de Blogger.