Header Ads


De Hans Wuerich, o del mártir que desnudó al poder



Por Luis David Esparragoza:
Si en sus orígenes el ser humano se avergonzó de estar desnudo por sucumbir constantemente a sus estímulos sexuales, o bien si frente a la naturaleza se halla en clara desventaja al no vestirse, se demuestra cuán primitivas resultan entonces las mofas aberradas de Maduro contra Hans Wuerich, un manifestante que irrumpe y neutraliza con su vulnerabilidad y sinceridad en la razón simiesca y protoevolutiva de un aparato represivo brutal, terrorista y sádico; que a pesar de haber cometido violaciones, abusos sexuales, desapariciones y torturas, no puede apresar a quien se muestra indefenso, frágil, puro.

HANS WUERICH, en un retrato del fotógrafo Luis Cróquers.


Atacan a distancia y a discreción, con bombas, perdigones y balas de goma, pero Hans resulta victorioso, con su altura y delgadez, encima de una tanqueta, o con los brazos abiertos cubriendo cuál Cristo misericorde a los opresores, muy a pesar de todo, de haber podido quizá morir. Morir sin pena ni culpabilidad, pero sí con dignidad.


Hans es mi pana desde hace casi 3 años y una persona con los mismos sueños y frustraciones que toda nuestra generación. Eso sí, con una imaginación impresionante y la valentía de enfrentarse a las adversidades con la frente en alto y mucha fe. Colega comunicador social de la Universidad Santa María y compinche de conciertos y copas.

Las circunstancias país nos han quitado mucho, y aunque la contextura de Hans es naturalmente delgada, la gente ha perdido peso y ya no lo está importando morir para recuperar la libertad. Elogio tu valentía, compadre. El sentimiento es mutuo con millones de venezolanos, pero tu hazaña marcó diferencia en un país donde todavía estamos aprendiendo a protestar.

Cuando vi las fotos circulando supe que había trascendido como un ícono de estas protestas que pueden ser definitorias para Venezuela, o ciertamente un fenómeno comunicacional. Tras unas horas de angustia, vi en Facebook una selfie de Hans sonriendo simpático y ocurrente como siempre, lo que me comprobó que su triunfo fue aún mayor al llegar a salvo a su casa escapando de la barbarie.

Aprendí entonces que Hans dio una lección simbólica más contundente que la represión. Se entrega a los esbirros de una cúpula y les pide incesantemente que cese el horror, algo que sin duda será parte de la poesía que mejor nos remitirá en el futuro cuánto luchamos por recuperar la libertad y la democracia de Venezuela.

Algunos dicen que es un show, no lo creo así, aunque me entretuvo el ridículo que hizo la policía. Lo que sí es un espectáculo bochornoso es la bailanta de Maduro en televisión nacional, burlándose de todos los venezolanos, mientras Diosdado divulga la dirección domiciliaria de opositores en el canal del estado y los muchachos de Zurda Kondukta montan ollas y manipulan imágenes de las marchas.

Quiero que la hegemonía comunicacional sepa que no nos importa la censura ni los ataques. Ya Venezuela se reconoce desnuda ante ustedes y el mundo. Llevamos el corazón en el puño y el dolor en la espalda, como los perdigones disparados a Hans, a quien hicieron un mártir. No podrán tapar el sol con bombas.






@vosmagazine | Fotos: AFP/ Twitter





Con tecnología de Blogger.