Header Ads


The Crown la nueva apuesta de Netflix bajo la mirada de Isabel II

Netflix



Cada otoño, la mayoría de los canales de televisión y ahora sitios streaming, debutan a "toneladas" de capítulos y nuevas series en tan sólo dos meses, lo que dificulta clasificar cuáles ver primero. Lo que sí ya vimos, y vaya que fue un maratón (para @vosmagazine) fue el estreno casi inesperado de la serie Netflix, The Crown (La Corona),  la primera superproducción original en Inglaterra, de Peter
Morgan, de esta manera completa la trilogía que comenzó con la filmación de la película "La Reina" (2006) protagonizado por Helen Mirren.

La premisa: A principios de 1947, justo antes de la boda de la princesa Isabel Alexandra Mary Windsor (Claire Foy) y el príncipe Philip Mountbatten (Matt Smith), su padre, el rey Jorge VI (Jared Harris) está en mal estado de salud, Winston Churchill (John Lithgow) acaba de ser nombrado primer ministro por segunda vez, y el mundo sigue recuperándose de la Segunda Guerra Mundial.

Netflix está jugando al juego largo con The Crown, que finalmente se extenderá por seis temporadas, dirigido por Stephen Daldry (The Audience). Ello significa que el primer episodio se siente como un prólogo a la historia real. Hay mucho énfasis en el final de la vida de George VI, sus temores por su hija, y la agitación política a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta.



Pero hay indicios de las dificultades iniciales que Elizabeth II enfrentará durante sus primeros once años. Philip parece ser sofocado por su atrofiada carrera como oficial naval, y no es capaz de hacer frente a tomar decisiones en la casa de la familia y cuidar al joven príncipe Carlos y la princesa Ana.

Pero dos escenas cerca del final del primer capítulo ayudan a solidificar la mano típicamente estable de Morgan, cuando se quitan las capas de privacidad para dar un vistazo a la vida de Elizabeth. El primero quizás sea el mejor de todos los episodios, con George y Elizabeth en la oficina del rey, simplemente pasando tiempo juntos.

The Crown es menos que una novela bombástica o arrolladora, es una descripción clara de la elevación de Elizabeth como una monarca joven y figura popular respetada ferozmente. Para hacer eso, sin embargo, el programa necesita cubrir grandes franjas de tiempo, lo que no deja mucho tiempo para quedarse en cualquier personaje en particular, Elizabeth. Y dado que hay un elenco tan amplio, desde la familia real hasta los líderes políticos y los funcionarios de menor rango que los rodean, es difícil no sentirse maltratado en los primeros tiempos.

Sin duda, si la serie estaría en televisión abierta, sería la "Reina" de la series de la temporada, destronando incluso al famosos The Game of Thrones.






| @vosmagazine | por Donny G. @donnydice |




Con tecnología de Blogger.