Header Ads


"Chicas perdidas" (Girls Lost): el redescubrir de la identidad



La historia de tres chicas de 14 años de edad, inseparables por ser las mejores amigas, está inmersa de acontecimiento que marcan sus vidas, desde los abucheos y acoso (bullying) por los chicos de la escuela donde asisten. Consideradas forasteras por sus compañeros de clase, Kim (Tuva Jagell0), Momo (Louise Nyvall) y Bella (Wilma Holm) las muchachas guardarán un gran secreto para sí mismas que cambiará el resto de sus vidas.


Bella encuentra una semilla de aspecto extraño, que luego planta para descubrir que crece en una flor durante la noche. Completamente sorprendida, da a conocer a las chicas el fenómeno, curiosas deciden al azar probar la sabiduría de la planta, con la idea de que esta podría poseer algunas cualidades mágicas.

Ellas tenía razón, y después de un trance se despiertan para descubrir que ahora son chicos completos con genitales masculinos ("parece un pájaro", dice una Bella sobresaltada).

Con valentía terminan integrándose en la vida cotidiana sin ser reconocidos por sus compañeros de clase y no sólo se les pide que se unan a un partido de fútbol, ​​sino que también están invitados a una fiesta.

Se despiertan la mañana siguiente para encontrar que sus cuerpos son de nuevo del sexo femenino, pero lo que ha cambiado es su perspectiva sobre cómo interactúan con otros en la escuela.

Tanto Bella como Momo, disfrutan de la novedad de experimentar sus vidas como chicos y quieren volver a intentarlo, al igual que Kim, pero ella se toma muy en serio toda la transformación, creyendo que ella es mucho más feliz como siendo un niño, descubriendo así su verdadera identidad.

Su contraparte masculina, Kim (Emrik Öhlander) forma rápidamente una conexión muy cercana con el pequeño ladrón Tony (Mandus Berg).


Kim desarrolla un serio enamoramiento de Tony, y aunque no es recíproco, es obvio que Tony también tiene sentimientos por él, aunque no quiere reconocerlos. Al mismo tiempo, Moma profesa su amor por Kim y declara que será un niño o una niña, lo que haga ser feliz a Kim. Eso confunde completamente a Kim, y pone en riesgo su amistad.

Esta película sueca fue escrita y dirigida por Alexandra-Theresa Keining basada en una novela premiada de Jessica Schiefauer, pone una nueva inclinación en el género y su transformación del cuerpo y aspecto; añadiendo una dimensión intrigante a la historia.

Un poco mas de 106 minutos, de un relato convincente y algo arenoso que incluye algunos de los aspectos que los adolescentes, con problemas que deben tratar hoy en día, como el consentimiento sexual e incluso el suicidio.




| @vosmagazine |





Con tecnología de Blogger.